domingo, 24 de mayo de 2015

Apfelstrudel



Esta semana hemos vuelto a encender los hornos, no sé como está el tiempo en la península pero aquí, hemos pasado del calor más horrible a hacer fresquito de nuevo. Así que, esta semana no me apetecía hacer helados, sino encender el horno y traeros una receta que hace tiempo que quería publicar en el blog y es que, aunque casi todos los blogs de cocina ya la han publicado, yo quería publicar mi modo de hacer el famoso Apfelstrudel , típico en muchos países del centro de Europa, como Alemania o Austria. Y así seguimos el viaje por la repostería internacional que iniciamos hace unos meses,


Ya os he comentado muchas veces que las tartas que más gustan en casa son las de manzana, así que el Apfelstrudel (Strudel de manzana), es típico en casa desde hace tiempo. Cuando tengo ganas de amasar hago la masa yo, pero cuando quiero ir rápido y nos apetece comer tarta de manzana, suelo usar pasta phylo con la que se consigue un resultado muy muy parecido al que se obtiene si hacemos la masa, pero en la mitad de tiempo.


Buscando el origen de este postre, he leído que el Apfelstrudel proviene de los baklava, pero no sé yo qué tiene de cierto esto porque, salvo la masa, no se parecen mucho.



Apfelstrudel




- 6 hojas de pasta phylo.
- 300 gr de manzana.
- 75 gr de azúcar blanquilla.
- 50 gr de azúcar demarara (o moreno).
- 75 gr de mantequilla derretida.
- 50 gr de nueces peladas.
- 50 gr de piñones.
- 50 gr de pasas.
- 20 ml de ron.
- 1 cucharada de canela.
- 1/4 cucharadita nuez moscada.
- 1 pizca de cardamomo.
- 1 pizca de pimienta negra molida.

Precalentamos el horno a 180º.
Pelamos y cortamos la manzana en trocitos pequeños y la ponemos en un bol. Añadimos a la manzana el azúcar, los frutos secos y las especias y mezclamos muy bien. Metemos el bol en el microondas y calentamos a máxima potencia durante 10 minutos. Reservamos y dejamos enfriar.
Mientras esperamos, preparamos las hojas de pasta phylo. Ponemos papel de hornear en nuestra bandeja de horno y, sobre ella la primera hoja de pasta phylo, la pintamos con mantequilla derretida y así sucesivamente hasta terminar con todas las hojas de pasta. Una vez preparada la pasta phylo, ponemos el relleno a lo largo de la pasta phylo, en uno de los lados, formando una especie de camino. Una vez puesto todo el relleno, vamos envolviendo con cuidado nuestro Apflestrudel, formando un rulo apretado. Metemos los extremos hacia dentro y pintamos con el resto de mantequilla derretida. Finalmente, horneamos durante 20 minutos, a 180º.

Nota: Se debe tomar templado. Se puede acompañar de helado de vainilla. Normalmente lleva un poco de pan rallado pero a mí me gusta más sin él.

domingo, 17 de mayo de 2015

Sorbete de Mojito


Esta semana tampoco vamos a encender el horno. No sé cómo estará el tiempo en otros puntos de España, pero aquí sólo apetecen recetas fresquitas, cuánto más frías mejor. Además, con el calor que hace, si a esas recetas frescas, le añadimos un toque cítrico, con algo de alcohol para los adultos, que refresquen estas noches calurosas, mejor que mejor ¿no? Pues eso, que esta semana, os traigo  un sorbete de mojito. Una receta fácil, con un resultado espectacular y que, a cualquier persona le gusta. No tengo que deciros que, en esta ocasión, la receta no es apta para menores.


En casa, en verano, suelo hacer tanto mojitos, como polos o sorbetes de mojito los fines de semana... nos lo solemos tomar cuando ya hemos acostado a las niñas, después de cenar, charlando tranquilamente, así que son una de las recetas de las que más disfruto porque me trae momentos de calma. Por eso, aunque esta receta os la recomiendo a todos, esta vez se la recomiendo especialmente a todos aquellos que tenéis hijos pequeños ya que es una receta muy fácil de preparar, sale una cantidad grande que se puede quedar en el congelador hasta la siguiente vez (aunque seguro que no pasa de una noche)y os servirá para pasar un rato agradable de conversación, de risas, en calma...sin necesidad de salir de casa.



Sorbete de mojito






- 150 gr de azúcar blanquilla.
- 50 gr de azúcar moreno.
- 200 ml de agua.
- 75 gr de hojas de menta o hierbabuena.
- 200 ml de gaseosa.
- 350 ml de zumo de lima.
- 100 ml de ron blanco.
- 4 claras de huevo pasteurizadas.
- Unas hojas picadas de hierbabuena o menta.

Ponemos a hervir en un cazo el azúcar blanquilla, el azúcar moreno y el agua, cuando rompa a hervir bajamos el fuego y lo dejamos 3 minutos. Pasado ese tiempo lo retiramos del fuego, le añadimos las hojas de hierbabuena lavadas y dejamos enfriar. Cuando esté completamente frío, retiramos las hojas de hierbabuena y le añadimos el ron, la gaseosa y el zumo de lima, mezclamos bien y metemos la mezcla en el frigorífico para que se enfríe de un día para otro(para ir más rápido podemos introducirla en el congelador una hora).
Un vez bien fría la mezcla anterior, montamos a punto de nieve las claras y poco a poco, vamos añadiendo la mezcla anterior y las hojas de hierbabuena picadas que tenemos reservadas e iremos mezclando con cuidado, para que las claras no se bajen. Una vez integrado todo podemos seguir dos procesos: Los que dispongan de heladera pueden cremar la mezcla en la misma siguiendo las instrucciones del fabricante o podemos seguir el método tradicional que consiste en meterlo en el congelador y sacarlo dos o tres veces en intervalos dos horas para romper, con la ayuda de un tenedor, los cristales de hielo que se hayan formado... de todas formas, al ser un sorbete si sólo lo hacemos una vez tampoco pasa nada.

domingo, 3 de mayo de 2015

Helado de Nutella


Otro año más, inauguramos la temporada de helados. Es curioso ver como año tras año el blog es fiel reflejo del tiempo que hace. Y, llegados al mes de mayo es difícil ver alguna receta en la que haya que utilizar el horno porque el calor ya nos trae las ganas de verano, de vacaciones... y de comer cosas fresquitas. Realmente, aquí en Tenerife, temporada de helados tenemos todo el año, pero no es lo mismo tomarte un helado en febrero, con el Teide nevado y un tiempo lluvioso y desapacible que en el mes de mayo, cuando los días son largos, llenos de sol, de playa... apetece muchísimo más un buen helado y, si es casero mucho más aún. Los helados caseros tienen algo que los hace infinitamente mejores que los comprados ya que, al no llevar conservantes,  son más sanos además, llevan menos azúcar por eso, cuando los tomamos la sensación de sed es muy inferior a la que tenemos si comemos unos comercial. Además, lo mejor de un helado casero es que son facilísimos de preparar y con ingredientes que, normalmente, hay en el fondo de despensa de cualquier casa. 


Al preparar este helado que tantas veces he preparado en casa no he podido evitar acordarme de uno de mis sobrinos, mi ahijado, que es  chocolateadicto como su tía y le gusta la Nutella que no veas... y, estoy convencida de que si prueba este helado pasa, con toda seguridad a ser su favorito. Así que, si tenéis niños en casa, si sois chocolateadictos o si os gusta la Nutella no dudéis en prepararlo, os va a encantar.




Helado de Nutella 






- 250 ml de nata para montar.
- 250 ml de leche entera.
- 350 gr de Nutella.

Ponemos a hervir en un cazo la nata con la leche, cuando rompa a hervir retiramos el cazo del fuego y añadimos la Nutella. Con una cuchara vamos removiendo hasta que se deshaga completamente (no debe quedar ningún grumo). Dejamos enfriar la mezcla a temperatura ambiente y, una vez fría, metemos en el frigorífico un mínimo de doce horas.
Un vea fría la mezcla, si tenemos heladera, vertemos la mezcla y cremamos según las instrucciones del fabricante. En el caso de la heladera de la Kitchenaid, 20-25 minutos a velocidad 1. Una vez hecho el helado, lo ponemos en el recipiente que queramos y lo metemos en el congelador.
Si no tenemos heladera, podemos usar el método tradicional y, una vez fría, la ponemos en el recipiente que queramos y la metemos en el congelador. Vamos sacando la mezcla cada dos o tres horas y rompiendo la mezcla con un tenedor o un robot de cocina (para evitar la formación de cristales de hielo que son los que impiden obtener un helado cremoso). Repetiremos el proceso 3 o 4 veces (el resultado en este caso, se asemeja muchísimo al helado que se consigue con heladera, ya que la Nutella la de una cremosidad especial).

Notas: Nutella es una marca registrada del grupo Ferrero. Se pueden utilizar otras marcas para realizar este helado pero el resultado no es el mismo, la proporción de avellana de la crema Nutella hace que tenga un sabor muy especial.
Este helado está basado en diferentes recetas recopiladas durante mucho tiempo en diferentes blogs de cocina, la misma se repite en muchos y yo la llevo haciendo varios años, por ello no puedo nombrar las fuentes de las que he obtenido la receta..

domingo, 26 de abril de 2015

Galletas de naranja con chocolatina


Esta semana os traigo unas galletas un poco más elaboradas de lo normal ya que, no sólo hay que hacer las galletas sino que, además, hay que trabajar un poco con chocolate, pero el resultado merece la pena ya que son unas galletas de naranja con chocolatina. Una de las mejores combinaciones de sabores que existen en repostería es la de naranja con chocolate negro. El sabor de la naranja con el toque un tanto amargo del chocolate negro, es una de las mayores delicias que hay. Tened en cuenta que, el secreto de esta combinación siempre está en utilizar un buen chocolate negro (con un mínimo de 70% de cacao) ya que, si usamos otro tipo de chocolate el resultado no será tan bueno.


Para hacer estas galletas yo he usado estos moldes con forma de corazón de Silikomart, consiguiendo unas galletas tipo Petit Écolier, pero de naranja.







Galletas de naranja con chocolatina






- 1 huevo mediano.
- 150 gr de mantequilla a temperatura ambiente.
- La ralladura de la piel de una naranja.
- 150 gr de azúcar glas.
- 400-450 gr de harina tamizada.
- 200 gr de chocolate negro.

Precalentamos el horno a 170º.
Tamizamos la harina con la ralladura de naranja.
Batimos la mantequilla con el azúcar durante 4 o cinco minutos a velocidad baja (si usamos robot de cocina). Batimos y añadimos el huevo y esperamos hasta que esté mezclado (si se corta añadimos una cucharada de harina tamizada) y seguimos batiendo. Añadimos la harina y batimos hasta que toda la mezcla quede despegada de las paredes del bol (si vemos que no se despega añadimos un poco más de harina). Horneamos durante 10-12 minutos (hasta que se empiecen a dorar por los bordes) a 170º. Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Mientras, deshacemos 150 gr de chocolate en el microondas, y dejamos el resto (50 gr) en el bol de nuestro robot de cocina. Cuando el chocolate esté deshecho, lo incorporamos en el bol junto al que habíamos reservado y con las palas batimos a velocidad 1 durante 3-4 minutos. Echamos sobre nuestros moldes y lo dejamos enfriar (para que endurezca más rápidamente podemos introducirlos en el frigorífico). Siempre nos sobrará un poco de chocolate que usaremos apara pegar la chocolatina a nuestra galleta. Cuando el chocolate se haya endurecido, ponemos un poquito de chocolate deshecho sobre la galleta y pegamos la chocolatina.

domingo, 19 de abril de 2015

Bundt cake tres leches con salsa de caramelo de canela


Después de las vacaciones vuelvo con un bundt cake tres leches con salsa de caramelo de canela. Este bundt cake, como podéis imaginar, está inspirado en la tarta tres leches típica de la mayoría de países latinoamericanos. La tarta tres leches es una de las tartas más ricas y más fáciles de hacer que existen y éste Bundt Cake tres leches, no iba a ser menos. La única "dificultad" está en que he hecho una salsa de caramelo de canela, en lugar de espolvorearlo con canela en polvo, pero podeis decorarlo así o con cualquier otra cosa que se os ocurra (chocolate, caramelo, cerezas...). Una cosa que siempre tenéis que tener en cuenta en este bundt cake es que, para que sea una delicia, se debe servir frío, así que, una vez que lo hayamos adornado, tendréis que mantenerlo en el frigorífico hasta que se vaya a servir.


Este Bundt Cake tres leches con salsa de caramelo de canela, horneado en el molde Kugelhoph de Nordic Ware, es mi propuesta para el concurso que organizan Nordic Ware España , Claudia and Julia y la revista Top Chef. Espero que os guste. 






Bundt Cake Tres Leches con salsa de caramelo de canela






Para el Bundt Cake:

- 6 huevos.
- 250 de azúcar.
- 300 gr de harina tamizada.
- 2 cucharaditas de levadura Royal.
- 1 cucharadita de vainilla en pasta.
- 1 vaso de leche condensada.
- 1 vaso de leche evaporada.
- 1 vaso de nata.
Precalentamos el horno a 175º.
Separamos las yemas de las claras. Montamos las claras a punto de nieve, añadimos el azúcar (menos dos cuacharadas) y terminamos de montar. Batimos las yemas con las tres cucharadas de azúcar, añadimos la vainilla, la harina y la levadura. Agregamos las claras montadas y vamos mezclando con movimientos envolventes para que las claras no se bajen. Engrasamos nuestro molde bundt y horneamos durante 40-45 minutos o, hasta que pinchando con un palillo, éste salga limpio.
Sacamos el bundt cake y dejamos enfriar. Mientras se enfría mezclamos los vasos de leche condensada, evaporada y la nata. Sin sacar nuestro bundt cake del molde y, una vez frío, lo pinchamos con un palillo largo muchas veces y le echamos la mezcla de leche, esperando durante unos 10 minutos antes de desmoldar para que absorba bien la leche.
Para el merengue italiano:
- 40 de azúcar.
- 90 de agua.
- 100 claras de huevo.

Ponemos a calentar el azúcar con el agua, hasta que alcance los 115º (si no tenemos termómetro de azúcar más o menos calculamos 15 minutos desde que rompe a hervir). Mientras montamos las claras a punto de nieve. Cuando el almíbar esté, lo añadimos a las claras en forma de hilo, sin parar de batir hasta que el bol de nuestro robot esté completamente frío. Adornamos nuestro bundt cake por encima con el merengue.

Para la salsa de caramelo de canela:

- 100 gr de azúcar.
- 150 ml de nata para montar.
- 25 gr mantequilla.
- 1 cucharada de canela en pasta.

En un cazo calentamos el azúcar, moviendo con una cuchara de madera sin parar, hasta que el caramelo adquiera un color dorado. En ese momento añadimos la nata, la mantequilla y la pasta de canela. El caramelo se endurecerá en ese momento, seguimos removiendo hasta que se deshaga completamente. Adornamos nuestro bundt con la salsa de canela.

domingo, 22 de marzo de 2015

Rosquillas


En las fechas en las que estamos no podía faltar un dulce típico de Semana Santa. Si el año pasado publicamos unas torrijas, este año, para seguir con los dulces tradicionales españoles nos decidimos por unas rosquillas de anís. Una receta que ha ido pasando en las familias de generación en generación y que en casi todos los casos tiene la misma base al añadirle anís y ralladura de naranja o limón. 


En mi tierra manchega se hacen así, sin añadirle nada más, pero en mi tierra de adopción canaria se le suele añadir matalauva... serán los siguientes que haga (a ver si consigo hacerlos tan ricos como los de una famosa pastelería de aquí que son de los pocos que conozco que se parecen a los caseros). Y es que, los dulces tradicionales, normalmente están muchísimo más buenos hechos en casa y es difícil encontrar una pastelería que los saque con ese toque "rústico" y natural que es lo mejor de los dulces caseros.


Estas rosquillas tradicionales tienen otra cosa muy buena y es que, en su elaboración suele participar toda la familia y, sobre todo los niños... así que es una buena forma de pasar estas tardes lluviosas que estamos teniendo. Casi todas las rosquillas que veis en las fotos han sido hechas por mis hijas (sólo amasar y darle forma que lo de freír todavía no es buena idea...)


Las cantidades que os doy para hacer estas rosquillas de anís son grandes porque yo siempre hago muchas ya que aguantan varios días (y si se ponen duras las mojamos en leche), pero se pueden reducir a la mitad. También son cantidades orientativas porque yo voy viendo la cantidad de harina que se necesita "a ojo", pero la receta que yo tengo apuntada de siempre habla de estas cantidades.


Rosquillas de anís.








- 750 gr de harina.
- 1 sobre de levadura Royal.
- La ralladura de una naranja.
- La ralladura de un limón.
- 275 gr de azúcar.
- 90-100 ml de anís.
- 3 huevos medianos.
- 100 ml de aceite de oliva.

- Aceite de girasol o de oliva suave para freír.
- Azúcar para rebozar.

Tamizamos la harina con la levadura.
Batimos los huevos, el aceite, el anís y el azúcar hasta que espumen. Añadimos la harina y vamos amasando hasta que obtengamos una masa que no sea pegajosa y sea fácil de trabajar. Vamos cogiendo porciones de la masa y las vamos  estirando en cordones del grosor deseado, las vamos cortando y formando las rosquillas, presionando los extremos entre sí para que no se abran al freír. Una vez formadas todas las rosquillas, las freímos en abundante aceite caliente, no debemos pasarnos con la temperatura del aceite porque se quemarían por fuera y no estarían hechas por dentro (si es de girasol que no pase los 115º). Cuando estén fritas las vamos sacando a un plato con papel absorvente e, inmediatamente y, sin dejar que se enfríen, las rebozamos en azúcar.

domingo, 15 de marzo de 2015

Piña colada naked cake


Esta tarta ha sido uno de esos experimentos que hacemos modificando recetas y que son un éxito total, cosa que no siempre ocurre al modificar recetas de repostería, pero en este caso ha merecido la pena. Quería hacer una tarta de piña, pero que no fuese la típica mousse que ya he hecho mil veces, ni el bizcocho de piña y caramelo invertido. Quería hacer algo rápido, rico y visualmente atractivo para llevar el día de mi cumpleaños al trabajo, con dos requisitos: El primero que no llevase chocolate porque quería algo más refrescante y, el segundo, que no contuviese gluten, porque tengo compañeros celíacos. Y me acordé de esta tarta que había visto hace bastante tiempo pero con modificaciones que creo que iban a darle un mayor sabor a piña que era lo que buscaba. El resultado ha sido una de las tartas más refrescantes y ricas que hemos probado en casa. Os contaré si mis compañeros piensan lo mismo cuando la lleve.













Piña colada naked cake







- 1 taza de nueces pecanas (o normales).
- 2 tazas de harina Schar Mix Dolce (harina sin gluten pero se puede hacer con harina normal)
- 2 tazas de azúcar.
- 1 lata grande de piña en su jugo (reservar el jugo)
- 2 huevos XL.
- 1 cucharada de bicarbonato.

Precalentamos el horno a 160º.
Picamos las nueces y la piña hasta conseguir una especie de puré.Tamizamos la harina con el bicarbonato. Batimos bien los huevos con el azúcar, añadimos la mezcla de nueces y piña y mezclamos bien. Incorporamos la harina y mezclamos. Engrasamos tres moldes de 15 cm, dividimos la mezcla en los tres moldes y horneamos 30-35 minutos. 

Para la cobertura:

- 500 ml de nata para montar.
- 200 de queso crema.
- 100 gr de azúcar glass.
- 2 cucharadas de pasta de piña colada.

Montamos la nata con el queso y el azúcar. Cuando esté casi montada, añadimos las cucharadas de piña colada.

Montaje:

Ponemos un bizcocho, lo calamos con el jugo reservado de la piña y cubrimos con la cantidad de nata que queramos...así sucesivamente, hasta el final.

Nota: Si lo hacemos en moldes de 15 nos sobrará bastante masa, ésta receta es para 3 moldes de 18, pero yo quería hacer dos tartas de tamaño pequeño. La pasta de piña colada es de Home Chef y ya se encuentran hasta en supermercados.

Fuente: La receta del bizcocho es de Megasilvita con adaptaciones.